Historia de las fachadas en Santander

Escasa conservación de fachadas en Santander de tipo histórico

 

Hemos tenido una trayectoria de escasa conservación de fachadas en Santander de tipo histórico

 

Cada vez más, apreciamos como sociedad la historia de los que nos han precedido y está de moda recrear el aspecto de las ciudades pasadas. Un ejemplo de esto es la hermosa fachada que han pintado con la estampa de Santander en el siglo XVI, conocida como ilustración de Brown. Un Santander que queda muy atrás en el tiempo y del cual perviven algunos fragmentos y trazas en la ciudad actual, aunque el casco histórico ha sido muy maltratado por las catástrofes y de forma voluntaria por la piqueta. Porque hemos tenido una trayectoria de escasa conservación de fachadas en Santander de tipo histórico y ahí están los ejemplos: el teatro Pereda, el cine de la belle époque Coliseum o recientemente la muralla de la época de la guerra carlista que había haciendo tapón por la zona de Fernández de Isla.

 

 

Conservación de fachadas en Santander de tipo histórico

 

El trazado de las calles, curiosamente, sigue siendo aproximadamente el mismo. Hablamos del centro de la ciudad, que es la zona que fue el núcleo urbano de Santander desde sus inicios. Desde que era un pequeño puerto de pescadores y comerciantes en torno al cual se ha ido creando el Santander actual. Y el punto de referencia más obvio es sin duda la catedral, situada además sobre un promontorio que se llamaba Somorrostro y que tiene los restos más antiguos de la ciudad. De todas formas, debido a las catástrofes de todo tipo, la conservación de fachadas en Santander de tipo histórico ha sido nula y todo lo que había se ha perdido para siempre.

 

 

Demanda de trabajos verticales en Santander

 

De frente a esa catedral estaba el resto del núcleo urbano, que terminaba más o menos cuándo empiezan a subir las cuestas hacia General Dávila. Y por el lado de lo que ahora es el Paseo Pereda, la ciudad terminaba abruptamente es lo que hoy es la calle del arrabal. Por eso se llama así, de hecho, porque el arrabal era antiguamente lo que estaba afuera de las murallas. En esta ilustración de hace más de 400 años se puede observar todo el terreno que se ha ganado al mar y que sigue siendo fuente de problemas, sobre todo a la hora de bajar los ascensores a la planta 0. Porque para ejecutar esa obra hay que excavar un poco y entonces sale el agua otra vez. También ha cambiado mucho la altura de los edificios en esta ciudad, lo que ha favorecido la demanda de trabajos verticales en Santander.

 

Las fachadas de Santander medievales

 

Las fachadas de Santander medievales eran parecidas a lo que ahora pueden ser las que vimos en casas montañesas de toda la vida. Con grandes sillares de piedra y sus terrazas, normalmente de dos plantas y situadas en línea unas con otras. Adosadas.

 

 

Esta costumbre continúo en la conservación de fachadas de Santander más modernas, sólo que más tarde se emplearon más las solanas de cristal. Esos ventanales tan característicos de las casas de aquí de siempre, que dejan pasar el sol, pero no tanto el viento y el frío.

 

Empresa especializada en rehabilitación de fachadas en Santander

 

Hoy en día, perdido en casco histórico a causa del fuego y la piqueta, las fachadas de Santander son una mezcla de estilo tradicional y los diseños más modernos. Y nosotros, como empresa especializada en rehabilitación de fachadas en Santander, podemos ocuparnos de todas ellas.